Fragmentos

Llegaste a mi vida… por casualidad, como llegan y pasan las cosas importantes de verdad, cuando nada me esperaba, cuando nadie me aguardaba. Llegaste y cambiaste mi mundo, mi espacio, mi zona de confort. Por que llegaste para sobrevivir al tiempo. Para enamorarme con un gesto. Llegaste para ser, sí, tú… porque no había duda de que tenías que ser tú. Me enganché a tus manías, me enamoré de tus defectos; sonreíste con mis impertinencias y compartimos los silencios.

Llegamos para sembrar recuerdos por todas las ciudades, para inundarnos de caricias y besos todos esos rincones que se habían quedado huérfanos de cariño. Para tenerme junto a ti, para tenerte junto a mi.

Desde que llegaste, ahora sé que no te necesitaba, pero llevaba una vida esperándote. Y no te necesito, es cierto. Pero qué bonita es la vida contigo.

Ahora somos cómplices, mi tormenta en Júpiter. Solo que tu eres la parte bella, que el caos lo pongo yo.

Y puede sonar extraño, o quizá sólo suene extra, pero con que sepas que por más mundos que imagine ajenos a mi realidad, siempre te pinto a ti en todos ellos. Me basta con que sepas que desde tu llegada, los libros son más bonitos, eso nos debería bastar.

Te quiero. Porque no vemos la vida igual, pero nos hacen felices las mismas cosas. Porque no somos idénticos, pero si complementarios. Y no nos da vergüenza cantar el uno frente al otro.

A ti te digo… que me hace feliz que no me quieras dar vuelta. Que tal cual como soy, me quieras. Eso ya lo es todo.

Te digo que: hay que ser valientes y apostar por quien nos haga sonreír. Por quien te escriba. Hay que apostar por quien no se queda en el capitulo piloto, si no por quien te regala la temporada entera, y firma contrato.

Hay que ser valientes, apuesta por mi… que yo pongo todo lo que tengo a tu favor.

Por que me hablas, y me sonríes, y me acaricias la cara, y te aseguro que todo el camino andado ha valido la pena. Y volvería a recorrerlo solo para volver a llegar a ti.

Te quiero. Te quiero hasta cuando no me quiero ni yo misma.

Te veo, acariciando mi mano, mordiendo mi mejilla, besándola. Te quiero, como se quiere lo que siempre se ha deseado, creyéndolo imposible.

Gracias a ti, he aprendido que los cambios siempre traen cosas buenas, momentos para enmarcar, aunque sea en la memoria, fotos, canciones, planes, y choradas non-stop.

Sabes… me pregunto en que momento comenzaste a ser imprescindible para mi. En que momento inició todo. Y entonces te miro a ti. Tu sonrisa. Tus manos siempre buscándome. Tus “sí’s” y tus “no”. Tu estar.

Eres ese querer iniciar una y otra vez, hasta que nos salga bien.

Creo en nosotros, lo prometo. Creo de verdad que podemos ser invencibles. Creo en ti como inspiración. Creo en todas las personas que me llevaron hasta ti. Creo en los peajes, mientras sean contigo. Y siento que desde que creo en nosotros, soy un poco más feliz. Así que me quedo así.

Y me gusta sentirte así. Como el chico que llegó de casualidad. Como la persona que ha iluminado mis días malos.

Y mira que yo no sabía que esto iba a pasar, pero hasta en tus días malos, me quedo contigo. Porque prefiero mil tormentas a tu lado, que enfrentarme a un sol espléndido con cualquier otro.

Y oye, yo no sé qué pasará con esto, ni a donde nos llevará, pero te quiero.

Me apuesto el café a que me seguiré enamorando de ti en cada mirada. Me apuesto lo que quieras, que pase lo que pase, nunca saldremos de ésta perdiendo. Porque no encuentro mejor forma de ser que contigo.

Ten la certeza que juntos podemos con todo por una sola razón: estamos dispuestos a todo.

Así que si te apetece, y quieres, estoy dispuesta a quedarme contigo. Porque sí, yo también he llegado para cambiarlo todo.

Cómo sé que te quiero a ti, justo a ti, y no a otro? Por qué nadie sabe por que quiere algo. Pero yo te quiero por que me da la gana, y aquí podría dejar de explicar, pero Te quiero por que te elijo todos los días, sin pestañear y sin pensar.

Quiero que me mires como lo haces ahora, que me mires así siempre. Y que lo que me queda, todo lo que me emociona, y lo que me aterra, lo vivas conmigo.

Ya por último -i promise- Quiero que nunca nos de miedo saltar, avanzar, crecer; decir te quiero. Que nunca nos atrevamos a parar. Por que sin cambios como los que has provocado tu, aún no sabría que hay cosas que si existen. Y que suerte joder!!

Que suerte.

-A.

Fragmentos de: Bienvenido a Casa, y otras formas de decir Te quiero. La Chica de los Jueves.

Advertisements

Te amo.

Te amo.

Y me asusta. Me asusta que lo hago y que no me importa que tu no sientas lo mismo. Bah… miento, si me importa, y me duele, y me cala. Me duele que no sientas igual que yo, me da miedo esto de quererte a tal grado que te amo.

No, no mentiré, he dicho “te amo” antes, pero vaya, a los 16 nadie sabe que es amar. Ahora a mis 20 y después de haberte conocido, sé que todo lo que me sucedió antes de ti, no fue si no para darme cuenta que eres la primer persona que amo.

Y te amo, y quiero estar contigo, perderme en ti, y que te pierdas tu en mi, quiero sentir que esto es mutuo, que esto es para siempre.

Quisiera que me ames… mierda, como quisiera que me ames.

Lo que necesito de ti

Los buenos días, un beso y el café.

Un texto o llamada diciéndome “te quiero” “te extraño”, “he visto esto y me hizo recordarte”.

Necesito de ti, mi lugar favorito, ese que conoces bien, ese donde encajo perfecto entre tus brazos, mi lugar feliz, donde todo es del color rosa y paz.

De ti no necesito flores, regalos.

De ti, lo que necesito es eso que no se dice, que no se cuenta, eso que todos deberíamos tener alguna vez en la vida.

De ti necesito ese beso tierno que me das en la frente cuando te abrazo, ese mordizco en la mejilla cuando estoy distraída.

De ti necesito ese “me encanta que seas tan ñoña” ese “me mandas un beso?” El “Buongiorno principessa” que me pinta un sonrisa por la mañana.

De ti necesito todo, todo lo que puedas darme, y lo que no, veremos sobre la marcha.

Necesito que no huyas, que no te rindas, que no desistas de mi, de nosotros.

Pero lo que mas necesito de ti, eres precisamente tu, que te has hecho parte de mis días, de mis noches, en fin para no hacer el cuento largo, que te has hecho parte de mi.

Estaré pidiendo mucho?

-A.

Yo nunca, nunca.

Venga ya, que tod@s alguna vez lo hemos jugado. Todos alguna vez hemos estado en algún lugar con amigos, uno que otro trago por arriba de lo correcto y muchas confesiones echadas al azar. O me equivoco…? Ajá! Eso pensé.

Pero bueno, no estoy aquí para hablarles de ese juego que creo todos conocemos muy bien, y que mas de alguno de nosotros ha terminado viendo doble, caminando elegantemente en Zig-Zag, o hasta ha sido acarreado de “cuervito” a causa de ñoñadas tan divertidas como esta; no, yo escribo hoy sobre un Yo nunca, nunca un poco mas profundo, más bonito, más rosa, y con menos alcohol del que se acostumbra.

Yo hablo de ese Nunca, nunca que me recuerda a F. Scott Fitzgerald.

There are alll kinds of love in this world. But never the same love twice.

Me refiero al yo nunca, nunca he querido a nadie como te quiero a ti. Yo nunca, nunca he visto a alguien de la misma forma con la que te veo a ti, nunca nunca he besado como te he besado a ti. Créeme, es cierto; nunca, nunca.

Por que bien lo dijo Fitzgerald, no existe el mismo amor dos veces, nunca ha existido, y nunca existirá, por que cada historia es única, por que aun cuando los personajes sean los mismos, aun que el lugar sea el mismo, nunca nada es igual a la primera vez.

Nunca… nunca.

Nunca, nunca nadie nos va a querer de la misma forma como ya nos han querido, o como no nos han sabido querer, por que hay de todo, amores bonitos, trágicos, mágicos dignos de producir una película de esas con las que nos dan ganas de enamorarnos loca y perdidamente, hay amores tristes, amores de lejos, amores que nunca despegaron, y total there are all kinds of love in this world y también se pueden tener todos al mismo tiempo, con la misma persona, en una misma vida. Intenso ¿no creen?

Así que creamos cuando nos dicen que nunca se habían sentido como se sienten, creamos en lo novedoso que es esto del amor que cambia día con día, y mejor aún… vivámoslo.

Y tú, créeme que nunca he querido a alguien como te quiero a ti, que nunca, de verdad nunca, he tenido tantas ganas de estar con alguien como las tengo de estar contigo. Nunca había estado tan locamente dispuesta a aventar todo por la ventana, y jugármela por alquien, como lo estoy por ti. Nunca.

Y parece loco, pero quizá nunca me han querido como tu me quieres, y de verdad no quiero que lo hagan, ni que lo intenten. Quiero que esto sea nuestro.

En fin… Jugamos? venga ya, solo una partida y todos a la cama, como yo siempre digo ¿qué mas da?

Yo nunca, nunca, me voy a olvidar de ti.

Besos, y te quiero.

-A.

Tuya.

Eres de quien piensas a las 7 am, cuando despiertas por la mañana, de quien piensas a las 3 pm preocupado por si ya comió, y de quien piensas por las noches preguntándote si llegó con bien a casa y de quien piensas justo antes de irte a dormir.

Somos de aquella persona a la que le queremos contar todo, lo bueno, lo malo, lo chuzco, y hasta esas cosas prohibidas que no se dicen al mundo. De aquel con quien quieres todos los domingos por la mañana.

Somos de aquella persona en la que pensamos cuando todo va mal, y de pronto todo va bien, de quien cura todos nuestros males con un tierno beso en la frente y un abrazo; de aquella persona con la que compartimos la felicidad.

Somos de quien esperamos ver/ escuchar al final del día. De quien nos saca sonrisas todos los lunes y nos da besos todas las noches.

Somos de quien nos hace reír más amenudo de lo que nos hace llorar.

Somos de quién nos salva de nuestros propios demonios, o al menos de quien hace el infierno menos espantoso; somos de quien nos hace sentir que bailamos en el cielo.

Somos de aquellos con quien queremos compartir aventuras, road trips, conciertos, fiestas, el amor y muchas cosas más.

Somos de quien hace que todo sea mejor.

De quien nos sacan las mejores sonrisas y los te quiero’s mas sinceros.

De quien nos provoca…

Quien nos hace brillar.

Somos de quien nos provoca ese “forever kind of feeling” y ese “you make me feel like a I want to believe in myself” y lo consigue.

De quien nos da seguridad.

Y de quien nos hace sentir segur@s en medio de sus brazos.

De quien le entregamos todo, y también todo el armamento necesario para destruirnos, con una venda en los ojos, esperando que nunca use ese arsenal en nuestra contra.

En fin.

Somos de esa persona.

Para bien o para mal, esté bien o no, por ahora o para siempre y a pesar de todo, yo soy tuya.

Así, tal cual. Tuya.

-A.

Las cosas que Odio de voz

Nunca pensé que encontraría
Alguien distinto como vos
si fue dificil el encuentro
conocerte conocerte fue un error
en tantas cosas yo te odio
que me hace mal estar con vos
quisiera tenerte muy lejos olvidarme, olvidarme de quien sos.

Y es que hay tantas cosas que odio de ti.

Odio eso que siento cuando te veo, que me impide pensar.

Odio la seguridad de entre tus brazos, odio saber que te irás.

abrazo

Odio esa, tu capacidad de hacer mis rodillas temblar. Eso que haces, que logras que mi corazón salte y detenga de sopetón.

Odio tu sonrisa de millón de dólares.

6f7c40005c154ea8518be07099db487a

Odio de ti, esos ojos café canela y tu forma de mirar(me). Esa risa que es tan fresca.

Odio de ti como se mueve tu boca
lo que siento si me rozas
lo que dices al hablar
odio de ti que no te odio
ni un poquito,
que me gustas y que ya no puedo más.

elliott-erwitt-child-at-broken-window-1969-1337019544_org

De tantas cosas que odio, puedo odiar una mucho más:

Esa tu manía de irte y regresar.  Irte sin decir adiós, así sin mas, solo te marchas. Te odio más cuando regresas de igual forma, sin previo aviso, sin un “ya voy en camino”, que me prepare para odiarte.

Pero más odio, que yo te dejo regresar.

Odio que en mi cabeza yo te odio, pero mi corazón…  bueno, no entiende razones.

Odio como me hablas
Y tú forma de conducir.
Odio tu corte de cabello
Y lo que llegue a sentir.
Odio tus espantosas botas
Y que me conozcas bien.
Te odio hasta vomitar
Que bien va a rimar
Odio que sepas pensar
Y que me hagas reír.
Odio que me hagas sufrir
Y odio que me hagas llorar.
Odio tanto estar sola
Que no hayas llamado aun,
Pero más odio que no te pueda odiar
Aunque estés tan loco,
Ni siquiera un poco
Lo he de intentar.

10-things

Odio de vos, que no te odio.

Odio que tengo tiempo para odiarte.

-A.

Te Escribo.

A ti.

Te escribo hoy a ti, que me lees, me quieres, me escuchas y la mejor parte de todo, me hace un poco más feliz.

No solo te escribo por ser Día de los Enamorados, te escribo por que al no tenerte físicamente, esto es lo mas cercano a tenerte conmigo 24/7.

Te escribo por que a pesar los horrendos kilómetros que separan tu corazón del mio, siempre te llevo dentro.

Te escribo por que a veces es lo único que puedo hacer.

Te escribo por que me ayuda a extrañarte menos, a sentirte cerca.

Escribo… por que el decir las cosas a veces me cuesta.

Te escribo por que la cuenta del teléfono saldría en miles si te llamara cada que necesito escuchar tu voz.

En fin, Te escribo y te describo.

Te envío canciones por que alguien se me ha adelantado a escribir justo lo que siento.

Te envío besos que guardo en una cuenta secreta para cuando te vea.

Te escribo por que por algún lugar hace tiempo leí que enamorarse de un –psedo-escritor es vivir entre sus letras por siempre. Safe to assume que no quiero que te vayas nunca.

Así que… te he escrito esto.

Y esto…

Te quiero.

A 332.5 Km

Amor a Distancia no es

un amor de 3 o 4.

Es un amor de 2;

de 2 valientes que luchan

con la distancia y tienen

el gran valor para poder

afrontar ese tipo de amor.

Amor a distancia,

amor de valientes,

un amor muy fuerte.

tumblr_mzflm6O9Sh1qkww7to1_1280

Es gracioso saben…? Yo solía ser de esas chicas que juraban que las relaciones a distancia no podían ser lo peor del mundo; – o quizá era la única chica que pensaba eso- pero por algún lugar un día leí, que nunca debemos decir que de esa agua no vamos a beber, por que el camino es bastante largo y nos puede dar sed, y que estoy casi segura que cuando se escupe hacia arriba te cae, por ahí iba la frase.

En fin, esa chica que siempre creyó que la distancia no era problema, que el estar lejos no era lo peor del mundo, se encuentra bebiendo del agua que dijo que no bebería… pues se ha colado por un chico genial, que tiene todo lo que una chica pudiera querer, y hasta un poquito más, y lo mejor de todo, es que este asunto es mutuo. Este chico de ojos alegres y amable sonrisa, se ha robado mi corazón, me ha dado un giro de 180º, me ha recordado lo que es no parar de sonreír, reír, de pensar en alguien 16 hrs al día. Este chico le ha dado un nuevo significado a las llamadas telefónicas, muy a lo Sin Bandera, donde todo el mundo cabe en el teléfono.

66c3c23e3dc9865e424ad316c43ae5c4

Este chico me ha robado el corazón y lo ha llevado consigo a 332.5 kilómetros de distancia. Se ha llevado mi corazón y ha dejado el envase vació, o quizá el paquete se ha ido completo junto con él; y curiosamente, esa chica que decía que la distancia no podía ser tan mala se ha ido. Ya no está. Me ha dejado escribiendo esto, asombrada y llena de sentimientos encontrados, una que otra duda y muchísimas sonrisas de amor.

img_aguerra_20160602-112140_imagenes_lv_colaboradores_041_columpiosjpg_2-kG4G-U4022229331287W-992x558@LaVanguardia-Web

Así que… esto va para ti, que tienes mi corazón cautivo en algún lugar del tuyo.

¿Juegas? A quererme aunque haya unos horribles 332.5 Kms entre tu y yo? Te animas a guardar y cuidar mi corazón? A trabajar cada día con nuestras infinitas ganas de estar a menos de 30 cms el uno del otro? Te animas a no rendirte? A no dejarme ir? A no romperme el corazón.

Por que yo no buscaba a nadie, y te vi.

Por que yo estoy dispuesta a hacer todo lo humanamente posible por que esto nos funcione.

Por que contigo todo es mejor, hacer planes es más divertido, y entendernos sin realmente hacerlo -extraño yo se, pero tu entenderás de lo que hablo-. Por que nada me pone mas feliz, que ver tu mensaje de buenos días, o verte hablar de las cosas que te gustan. Nada me divierte mas que fingirme cabreada solo para que me des un beso y ponerme feliz. Nada me gusta más que reírme contigo. Nada me gusta más que nosotros. Nada me gusta más que contigo poder ser yo misma, sin ataduras.

a265b69abe78cbeda6bc7194b469138d

Descripción gráfica de tu y yo

Y aunque, sea pronto, y aunque suene extraño, yo te quiero.

Unos cientos de kilómetros se vuelven relativos cuando tu corazón ya se lo han llevado, sabiendo que valdrá la pena no?

1bb99463004d127e81748db0462d6ceb

Todos mis technicolores para ti! y uno que otro para los que me leen.

-A.

¿Juegas?

Pero no es nada raro, que duendes y hadas se encuentren en sueños.

¡Hola! Soy A. y soy una romántica  empedernida, así que…

¿Jugamos?

Como cuando eramos pequeños, cuando nos importaba un bledo quien fuera el otro, y solo queríamos divertirnos, pasar el rato, y pasarlo bien.

5b3cacfb9988b88feb8c876dc177a38c

Sin embargo, ya no somos unos chivatos, ya somos grandes, buscamos algo mas que solo pasar el rato, ¿cierto? así que juguemos a no enamorarnos, juguemos a darnos nombres que solo tu y yo conozcamos, a ser como la Hada Chalada y el Duende Chiflado, y terminemos sin poder vivir uno lejos de otro.

blog

Juguemos a vernos en un sitio nuevo en cada vez, hasta encontrar un lugar digno de llamar “Nuestro”. Pudiese ser cualquier sitio ¿sabes? Desde algo tan común como una librería al centro de la cuidad, hasta un parque en medio de… que sé yo, ¿un bosque? ¿Existirá tal cosa?

lTW6nvt.jpg

Juguemos hasta que hagamos honor al Sr. Bukowski y nos demos cuenta lo raro que es que dos personas tan diferentes puedan hacerse tan felices, y mas raro aún, que consigamos hacernos felices.

tumblr_n1lopojkS51rlguk5o1_500

Juguemos al Maratón, ¿Sabeís de cuál hablo? Hablo de ese juego de mesa, en el que uno hace una pregunta trivial, y el otro tiene que contestar, si no pierde. ¿Jugaís conmigo al Maratón? Venga que será divertido, y si no quieres responder pues, miénteme, que a veces mentir dice más que una verdad – y venga ya, mentir es mucho mas divertido ¿no crees?-

Juguemos a jugar, y jugando encontrémonos con la sorpresa de que, te has enamorado de mi, y por mas chiflado que parezca, yo me encuentre en la imposibilidad de vivir sin ti.

e7f3ce6c8f659063a126ab88f618fd1e.jpg

Juguemos a que perdimos el juego y los estribos, aventurémonos ahora a seguir enamorándonos.

Juguemos a no dejar de jugar nunca, a seguir siendo como aquellos chivatos que eramos hace ya unos años. Juguemos a ser humanos en una habitación gris, a que hay ascensores prohibidos, a morirnos de ganas de decir que nos echaremos de menos.

Juguemos a querer estar juntos, por mas simple y complicado que suene.

img_aguerra_20160602-112140_imagenes_lv_colaboradores_041_columpiosjpg_2-kG4G-U4022229331287W-992x558@LaVanguardia-Web.jpg

Juguemos a que eres Carlos y yo soy Irene, a reencontrarnos en aquel lugar que bautizamos “Nuestro”. 

Juguemos a que este juego no acabe nunca.

Por poco y se me escapa, ¿Te preguntabas si hay reglas? Ellas salen sobrando, igual, las reglas están para romperse ¿qué no?

Con amor y technicolores.

Tu Hada Chalada

-A

Todos gilipollas

Mamen Gómez

Encontrar el gancho. Llegar a alguien. Y quedarse. Aunque sea por un rato. Somos adictos a las frases cortas, a las palabras directas, a ese “llamar la atención” tan de red social. Nos hemos acostumbrado a estar vendiéndonos continuamente. Vendemos el pack completo, no damos puntada sin hilo en cuanto a la imagen que damos a los demás. Pero cuando se apaga el móvil, se acaba la función. No entiendo por qué algunas personas comparten a todas horas lo que van haciendo en las diferentes stories, sinceramente. Si tienes algo que vender, algo que mostrar o algo que realmente mole o tengas ganas de enseñar, me parece genial. Las redes sociales son brutales y muy útiles para millones de cosas. Pero… ¿por qué estamos llevándolo tan al extremo? ¿Stories en Whatsapp también? POR FAVOR.

Lo chungo es que esa costumbre de lo momentáneo, de la frase corta, del gancho…

View original post 810 more words